mccain

Bienvenido a McCain Argentina

ACCESO DISTRIBUIDORES

Nutrición

Aceite de girasol alto oleico

Vas a comer mejor!

Es posible comer más sano y cuidar nuestro corazón, sin perder calidad ni sabor y sin privarte de lo que más te gusta! Descubrí la nueva línea de Mc Cain elaborada a base de aceite de girasol alto oleico.

Este es un aceite desarrollado a partir de las variedades de semillas de girasol más ricas en omega 9.
No contiene grasas trans y, tiene una baja proporción de saturados en relación a otros aceites. Por ser naturalmente rico en omega 9 es un aceite sano, de óptima calidad y agradable sabor, siendo el único que puede utilizarse en la elaboración de numerosos alimentos.

girasol


Es el sustituto saludable del aceite vegetal hidrogenado ya que puede incluirse en aquellos productos que requieren crocancia y durabilidad, gracias a su estabilidad, y a su mayor resistencia a la oxidación y enranciamiento (permite conservar por mayor tiempo sus propiedades y las de los alimentos en los cuales se incluye).

Es ideal para utilizarlo en frituras tanto hogareñas como industriales por su alta estabilidad al calor, ya que no produce modificaciones perjudiciales en las grasas del baño de fritura ni en el alimento.
Esto significa que un alimento frito con aceite de girasol alto oleico sigue siendo saludable.

Importancia de las grasas en la alimentación

Las grasas son necesarias para nuestro organismo, ya que proveen ácidos grasos esenciales que nuestro cuerpo no podría fabricar. Además, cumplen diversas funciones vitales como, por ejemplo, almacenar energía, sirven de estructura para producir hormonas y otras sustancias y facilitan el transporte de varias vitaminas.

En este sentido, no es posible prescindir del consumo de grasas ya que esto sería perjudicial para nuestra salud.
Como mayoritariamente las incorporamos a través de la alimentación, el problema se encuentra en el consumo excesivo y desequilibrado de los distintos tipos de grasas

Las grasas las podemos clasificar en tres grupos: grasas saturadas, grasas trans y grasas insaturadas (familia omega 3, 6 y 9). Las dos primeras son sólidas a temperatura ambiente , mientras que las grasas insaturadas son líquidas en las mismas condiciones.
Esto significa que es conveniente priorizar el consumo de aquellos alimentos que tienen grasas “buenas” insaturadas a expensas de disminuir las grasas “malas” saturadas, trans y colesterol.